Veneno en la Piel de los Chotacabras

 Veneno en la Piel de los Chotacabras

Los chotacabras llevan veneno en la piel

Una investigación toxicológica detecta metales pesados en la población de estas aves migradoras que cría en la zona minera de Cartagena-La Unión.

De la misma manera que en el siglo XIX se utilizaba a los canarios en las minas de carbón para detectar emanaciones de gas grisú, quizá sería conveniente tener en cuenta el resultado de una investigación con chotacabras cuellirrojos en el distrito metalúrgico de Cartagena-La Unión, que ha revelado la presencia de metales pesados en el organismo de estas discretas aves migradoras. Si a los pájaros les va mal, a los humanos no nos irá mucho mejor.

La Fundación Séneca —Agencia de Ciencia y Tecnología de la Región de Murcia– ha financiado un estudio, hecho público este mes, para determinar cómo afecta la contaminación minera al ‘Caprimulgus ruficollis’, que cada primavera regresa desde el continente africano a las zonas templadas de la península ibérica para criar.

Los investigadores –de las universidades de Murcia y Turku (Finlandia), asociación Ulula, ANSE e Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos– analizaron ejemplares de estas aves en tres localizaciones que representan escenarios de contaminación por metales bien diferenciados: la antigua zona minera de Cartagena y La Unión; un área agrícola-urbana próxima a un parque industrial; y un espacio natural relativamente libre de presión humana y de contaminación ambiental, que fue tomado como referencia.

 

Plomo, mercurio y arsénico

Los datos no engañan: las muestras de sangre arrojaron niveles más altos de plomo, cadmio, arsénico y mercurio en los chotacabras asentados en la zona minera abandonada, que aún no ha sido restaurada y que sigue siendo «una fuente importante de contaminación ambiental en la actualidad» pese a su abandono desde hace décadas, según los autores del estudio.

Además, varios biomarcadores como los niveles sanguíneos de retinol (vitamina A), ácido úrico y albúmina fueron más bajos en los chotacabras de la zona minera en comparación con los de las otras áreas estudiadas. Una circunstancia que los expertos achacan a alteraciones metabólicas y/o fisiológicas provocadas por la exposición a niveles elevados de contaminación ambiental.

«La disminución en los niveles sanguíneos de albúmina podría indicar una dieta más pobre en proteínas, lo que estaría en concordancia con el hecho de que la riqueza y/o abundancia de insectos –el alimento de los chotacabras– podrían ser menores en la zona minera debido a la contaminación por metales», concluyen.

Los esquivos y nocturnos chotacabras, conocidos en el ámbito rural como ‘engañapastores’, nos avisan a su manera de que vivimos en un mundo tóxico.

(laverdad.es)

admin

10 Reviews

Lvderp
1

finasteride 5mg oral - <a href="https://ampicillinmd.com/">order ampicillin generic</a> ciprofloxacin 1000mg generic

Ybohzw
1

buy ondansetron generic - <a href="https://ondansetronr.com/">buy zofran 4mg generic</a> valacyclovir buy online

Fgosyw
1

online cialis - <a href="https://rtamsulosin.com/">buy tamsulosin 0.2mg without prescription</a> buy flomax without prescription

Write a Review

Entradas