El Oro negro de los Teléfonos Móviles

 El Oro negro de los Teléfonos Móviles

Investigadores obtienen por primera vez en España niobio y tántalo, el oro negro de los teléfonos móviles

Los valiosos metales han sido recuperados de una mina de Viana do Bolo (Orense), única en toda Europa.

Viana do Bolo, un pequeño municipio de Orense cuyos habitantes siguen viviendo del campo y el ganado, acaba de hacerse un hueco en el mapa mundial de los metales preciados. Un equipo liderado por el CSIC ha logrado recuperar de la mina de Penouta niobio y tántalo, dos de los minerales que más valora la industria tecnológica porque con ellos se fabrican desde teléfonos móviles y otros dispositivos informáticos hasta armas inteligentes. Se trata de los primeros compuestos de esas materias primas sintetizados en España, al tiempo que Penouta es la primera y única mina para su extracción de toda Europa.

«El coltán es un mineral relativamente escaso que contiene niobio y tántalo y forma parte de los minerales críticos para la Unión Europea», explica Félix Antonio López, investigador del CSIC en el Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas (CENIM). El tántalo se usa principalmente en la elaboración de condensadores, ya que es capaz, en su forma de óxido, de acumular carga eléctrica de manera muy eficaz y liberarla cuando es necesaria en circuitos integrados. Con estos minerales se hacen nuestros smartphones, tabletas, pantallas leds, videoconsolas… Pero no solo eso. También son fundamentales en la construcción de tanques y otras armas de la industria militar.

López lidera el proyecto ESTANNIO, en colaboración con las empresas Strategic Mineral y KROWN , que busca diseñar procesos para aprovechar los residuos mineros de Penouta, explotada en el pasado por la empresa Rumasa hasta su cierre en 1982. «Estos metales son críticos para Europa porque hasta ahora, no teníamos ningún yacimiento en el continente. Significa que podemos tener una producción independiente», dice López. El rápido aumento de la demanda y el hecho de que su obtención esté vinculada a zonas con explotación infantil y conflictos bélicos, como el Congo, hacen esencial lograr una alternativa que permita obtener estos minerales en zonas libres de conflictos. «Todo lo que sea evitar esos mercados, es geoestratégico para Europa», señala el investigador.

«Crítico para Europa»

Desde hace unos meses, la empresa Strategic Minerals procesa las balsas y escombreras de la antigua mina y ha iniciado la explotación del yacimiento a cielo abierto, de donde se extraen estaño, tántalo y niobio, y adicionalmente cuarzo, feldespato y mica. El estaño ya lo explotaban los romanos, pero «obtener estos metales críticos supone un gran paso para nuestro país. Nos coloca como un productor importante a nivel mundial y el único de Europa», afirma Félix Antonio López. «Y existe una gran preocupación en Europa por todo aquello que es crítico para nosotros», añade.

A partir de los minerales extraídos en la mina, el equipo del CENIM ha desarrollado un proceso que permite obtener estaño de alta pureza y posteriormente, de la escoria resultante, los compuestos de niobio y tántalo. Al ser dos elementos con mucha afinidad química, su separación selectiva es complicada. Para ello, los investigadores separan primero el estaño y después aplican un proceso laborioso para obtener sales comerciales tanto de niobio como de tántalo, con una calidad comercial que no se puede lograr con los métodos tradicionales. De esta forma, han obtenido lingotes de estaño con una pureza del 95% y las primeras de sales de niobio y tántalo con una calidad comercial de hasta un 97% y un 99%, respectivamente.

 

Tierras raras

Los investigadores no saben la cantidad de coltán que guarda la mina, pero creen que es abundante. Estiman su vida útil en 35 a 40 años, como mínimo. A diferencia de otros proyectos, los trabajos no han producido rechazo social, ya que su reactivación ha generado empleo en el municipio cercano a la frontera de Portugal. Asimismo, según Strategic Minerals, tampoco existe riesgo medioambiental. Además, los investigadores no descartan que existan más minas similares aún por descubrir.

Dentro del proyecto ESTANNIO se instalará una planta comercial de fusión para la obtención de estaño en Salamanca y una planta piloto hidrometalúrgica de obtención de niobio y tántalo en el CENIM. Es la primera explotación comercial que produce los tres elementos simultáneamente. Además, el proyecto estudiará la posible obtención en estas escombreras de metales de tierras raras, principalmente cerio y lantano, con un gran valor económico y también estratégicos para Europa. «Son básicos para producir bienes de consumo como leds o fluorescentes», apunta López.

(www.abc.es)

admin

0 Reviews

Write a Review

Entradas