Evento cósmico destruyó asentamiento Humano

 Evento cósmico destruyó asentamiento Humano

Un evento cósmico destruyó uno de los primeros asentamientos humanos

Arqueólogos han encontrado evidencias en Tell Abu Hureyra, el yacimiento arqueológico situado en el valle del Éufrates en la Siria moderna.

Un equipo internacional de científicos ha descubierto nueva evidencia del impacto cósmico en Abu Hureyra, Siria, en el inicio del Joven Dryas hace 12.800 años. El yacimiento consta de dos asentamientos, dos aldeas a las que los arqueólogos denominan Abu Hureyra 1 y Abu Hureyra 2, y que abarcan un período cronológico de 4.000 años desde el epipaleolítico, hace entre 13.000 y 9.000 años, al periodo neolítico.

Tell Abu Hureyra, el lugar donde los humanos se convirtieron en agricultores

Abu Hureyra fue testigo del momento en que los antiguos pueblos nómadas se establecieron por primera vez y comenzaron a cultivar: se convirtieron en agricultores. A día de hoy el asentamiento se encuentra bajo el lago Assad delimitado por un gran montículo. Sin embargo, antes de que se formara el lago artificial de 525 kilómetros cuadrados de superficie por la construcción de la presa de Tabqa que sumergería el yacimiento, los arqueólogos se vieron obligaros a excavarlo urgentemente y pudieron extraer y describir cuidadosamente mucho material, incluidas partes de casas, alimentos y herramientas, una gran cantidad de evidencia que les permitió identificar la transición a la agricultura hace casi 12.800 años. Sin duda fue uno de los eventos más importantes en la historia cultural y ambiental de nuestra Tierra.

Los arqueólogos hallaron vidrio derretido entre los cereales y granos, así como en los primeros materiales de construcción y huesos de animales. Según los expertos, las características del vidrio derretido indican que se fabricó a temperaturas extremadamente altas, mucho más altas de lo que los humanos podían alcanzar en ese momento, por lo que fue provocado por… un objeto del espacio.

«Para mejorar la perspectiva, temperaturas tan altas derretirían por completo un automóvil en menos de un minuto», aclaró James Kennett, profesor emérito de geología en la Universidad de California en Santa Bárbara (EE. UU.). Tal intensidad solo podría haber sido el resultado de un fenómeno extremadamente violento, de alta energía y alta velocidad, algo del orden de un impacto cósmico.

¿Un cometa?

Los expertos afirman que Abu Hureyra es el primer lugar que documenta los efectos directos del choque de un cometa fragmentado en un asentamiento humano. Todos estos fragmentos forman parte del mismo cometa que probablemente golpeó la tierra al final del Pleistoceno y explotó en la atmósfera. Esta influencia contribuyó a la extinción de la mayoría de los animales de gran tamaño, incluidos los mamuts, los caballos y camellos, la desaparición de la cultura norteamericana Clovis y la aparición abrupta de la primera Edad de Hielo.

«Nuestros nuevos descubrimientos son una evidencia mucho más significativa de temperaturas muy altas que solo pueden asociarse con una influencia cósmica», comenta Kennett.

La hipótesis del impacto cósmico ha crecido en importancia en los últimos años debido a muchos descubrimientos recientes, incluido un cráter de impacto muy joven bajo el glaciar Hiawatha de la capa de hielo de Groenlandia, así como el vidrio de fusión a alta temperatura y otras pruebas similares en un sitio arqueológico en Pilauco en el sur de Chile.

«El pueblo de Abu Hureyra habría sido destruido violentamente», dijo Kennett, gracias a esta evidencia directa de la catástrofe en este asentamiento humano temprano. Un impacto o una explosión tuvieron que suceder lo suficientemente cerca como para enviar calor masivo y vidrio fundido a este asentamiento humano.

Análisis

Los investigadores analizaron el vidrio para determinar la composición geoquímica, forma, estructura, temperatura de formación, propiedades magnéticas y contenido de agua. Los resultados mostraron que se formó a temperaturas muy altas y contenía minerales que eran ricos en cromo, hierro, níquel, sulfuros, titanio e incluso hierro fundido rico en platino e iridio, todos formados a temperaturas superiores a 2200 ºC.

Según el estudio, el vidrio de fusión se creó «a partir de la fusión y evaporación casi instantánea de la biomasa regional, los suelos y los depósitos de inundación, seguido de un enfriamiento inmediato».

(www.muyinteresante.es)

admin

0 Reviews

Write a Review

Entradas