Conoce a la Güiña, un ‘Gato Misterioso’

 Conoce a la Güiña, un ‘Gato Misterioso’

Conoce a la güiña, un ‘gato misterioso’ en peligro de extinción

El «gato misterioso» de 2,7 kilos es la especie clave del fotógrafo Joel Sartore que marca un hito en National Geographic Photo Ark.

De puntillas a través de los matorrales cubiertos de malezas y bosques lluviosos ricos en helechos en Chile y en una franja de Argentina, habita un pequeño felino llamado la güiña.

Con la mitad del tamaño de un gato doméstico, una cola de cepillo y una cara de dibujos animados con rayas negras, la güiña tiene el récord de ser el gato montés más pequeño de América. Su pequeña estatura, y su peso de algo menos de 2,7 kilos, combinado con su extrema timidez y oscuridad científica hacen que la mayoría de las personas ni siquiera conozcan su existencia. Hasta ahora.

La Güiña, llamado Pikumche, marca el animal número 10.000 en National Geographic Photo Ark, una búsqueda del fotógrafo Joel Sartore para documentar todas las especies que viven en los zoológicos y en los santuarios de vida silvestre en todo el mundo.

Al igual que con la mayoría de las 33 pequeñas especies de gatos monteses del mundo, la güiña, cuyo pelaje manchado varía en tono de plata a rojizo, es «en gran medida un gato misterioso». «Viven en las sombras”, dice Sartore.

Para Photo Ark, Sartore ha inmortalizado a todas las criaturas grandes y pequeñas, desde mejillones y escarabajos hasta focas y elefantes, en más de 50 países. No se detendrá, dicen, hasta que fotografíe cada una de las 15.000 especies cautivas.

«Diez mil es un gran número: representa un poco de luz en el túnel, cuando terminemos el proyecto dentro de 10 a 15 años», dice Sartore, quien espera que sus fotografías motiven al público a preocuparse por la crisis de extinción antes de que sea demasiado tarde. » Siento que la gente le está prestando más atención ahora».

Al igual que con muchos miembros de Photo Ark, la güiña -que tiene dos subespecies- se considera vulnerable a la extinción. Esto se debe principalmente a la degradación de su rango de 298.000 kilómetros cuadrados, el más pequeño de cualquier gato latinoamericano. la güiña del sur, Leopardus guigna tigrillo, habita en los densos bosques cubiertos de musgo del sur de Chile y es más pequeño y de colores más brillantes que el Leopardus guigna guigna, la güiña del norte de los matorrales del centro de Chile.

Para su foto histórica, Sartore viajó a lo que probablemente es el único lugar en la Tierra que tiene a la güiña cautiva: la Fauna Andina, un centro de rehabilitación y reserva de vida silvestre con licencia en el centro-sur de Chile. Aquí, el fundador Fernando Vidal Mugica cuida a las güiñas que resultaron heridos en la naturaleza y, a veces, los devuelve al bosque.

Pikumche, una güiña del norte y protagonista del retrato de Sartore, es un caso especial. Huérfano a los 10 días cuando un depredador mató a su madre, fue criado en las manos del centro. Ahora que tiene dos años y medio, está tan acostumbrado a los seres humanos que no puede ser reintroducido en la naturaleza. Después de haber tenido un comienzo tan difícil en la vida, «es un gato muy confiado», dijo Vidal Mugica en un mensaje de texto. Su nombre honra al Pikumche, una cultura nativa precolombina en lo que ahora es el norte de Chile, dice.

Sartore también filmó un video de la vocalización de Pikumche, posiblemente los primeros sonidos de la güiña jamás grabados antes. Los bajos ruidos reiterativos son probablemente expresiones de placer o de emoción, según las observaciones de Vidal Mugica, mientras que el maullido anuncia la presencia del Pikumche a los otros siete gatos güiña en la Fauna Andina.

«Este gato está sirviendo como la piedra de Rosetta para la especie», dice Sartore de Pikumche. Esto se debe a que las vocalizaciones del gato aumentan la comprensión limitada del animal por parte de los científicos. Incluso su población y biología básica, como el apareamiento y la reproducción, siguen siendo enigmáticas.

Cazadores versátiles

Las güiñas son una de las ocho especies de gatos monteses pequeños de América Latina y están más estrechamente relacionados con los ocelotes, una especie más conocida con un rango mucho mayor, habitantes en las partes del sur de los Estados Unidos.

Como generalistas, las güiñas comen casi todo lo que pueden agarrar, desde marsupiales hasta insectos, ranas y pájaros. Les gustan especialmente los roedores, que abundan en el sotobosque. Son escaladores ágiles, los gatos trepan rápidamente los troncos de los árboles para sacar pájaros carpinteros y ardillas de sus cavidades. .

Las güiñas también matan aves de corral si tienen la oportunidad, y su reputación como asaltadores de gallos hacen que los granjeros los maten a veces, dice Jim Sanderson, quien hizo su doctorado en investigación sobre güiñas en Chile en 1997.

En ese momento, la especie era «prácticamente desconocida» para la ciencia moderna, dice Sanderson, ahora gerente de un programa en Global Wildlife Conservation, una organización sin fines de lucro con sede en Texas que trabaja para proteger la vida silvestre rara. «Teníamos una sola fotografía de un gato y especímenes de 1919, era la suma total de nuestro conocimiento», dice.

Durante su investigación en Chiloé, una isla frente a la costa chilena, Sanderson descubrió que simplemente arreglar los agujeros en el gallinero impedía que los gatos entraran, un ejemplo, dice, de cómo trabajar de cerca con la población local puede ayudar a una especie amenazada.

Los agricultores deberían darle la bienvenida a las güiñas, que son «increíblemente inofensivos» para las personas, dice Luke Hunter, director ejecutivo del Programa de Grandes Gatos de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre y autor del libro Wild Cats of the World. Las güiñas probablemente puede matar a miles de roedores que atacan los cultivos una vez al año. «Están proporcionando este beneficio indocumentado a cualquiera que haya tenido un problema con los roedores», dice.

Perdiendo su tierra

Los asesinatos por retribución son menos frecuentes en estos días, pero las güiñas aún mueren como resultado de los ataques de los perros en libertad, envenenamiento por rodenticidas y colisiones de autos. Pero la mayor amenaza con diferencia, dice Sanderson, es la pérdida de hábitat y la deforestación, particularmente en el centro de Chile.

La tala generalizada de bosques para dar paso a las plantaciones comerciales de árboles, viñedos y pastizales para ganado ha dejado a los gatos, que son demasiado tímidos con los seres humanos, sin posibilidades para aventurarse a la intemperie y moverse entre parches forestales, en grupos aislados.

«Dependen de la existencia del bosque nativo», dice Vidal Mugica. «Protegerlo es el objetivo principal».

Con ese fin, Constanza Napolitano, exploradora de National Geographic y ecologista de la Universidad de Chile, en Santiago, está trabajando para hacer que la selva tropical valdiviana en el centro de Chile sea más segura para las güiñas.

En asociación con el gobierno, está diseñando corredores de vida silvestre para que los animales puedan moverse entre parcelas forestales y está colaborando con empresas locales para desarrollar políticas de uso de las tierras amigables para los gatos. Napolitano también está llevando a cabo los programas de educación ambiental para que los niños locales aprendan sobre su gato nativo.

«Pequeño emblema de lo salvaje»

Tanto Hunter como Sanderson están de acuerdo en que la incorporación de la güiña a Photo Ark aumentará el conocimiento del gato.

Sanderson elogió la dedicación de Sartore para fotografiar tantos pequeños gatos monteses raros, desde el lince ibérico hasta los gatos dorados africanos. «Él ama a sus gatos», se ríe Sanderson. «Esperó 10.000 para ubicar a la güiña arriba».

Hunter dice: «es genial que este proyecto [Photo Ark] haya aportado un perfil tan significativo a estas especies poco apreciadas».

Es irónico y triste, agrega, que tantas personas aprecien a sus gatos domésticos pero no sepan casi nada sobre sus parientes indómitos en todos los continentes, excepto en la Antártida.

«Si tuviera la suerte de ver a esta hermosa criatura en la naturaleza, estaría pensando inmediatamente en los paralelos con el propio gato mascota», dice. «Es este pequeño emblema de lo salvaje»

(www.nationalgeographicla.com)

admin

0 Reviews

Write a Review

Entradas