Casas a base de hongos para habitar Planetas

 Casas a base de hongos para habitar Planetas

La NASA diseña casas basadas en champiñones para vivir en Planetas

En el Centro de Investigación Ames de la NASA, en Silicon Valley, los expertos están trabajando en desarrollar nuevas estructuras a base de hongos, más precisamente empleando sus hilos, los cuales se conocen como micelios. Cuando estos hilos crecen, se ramifican y conforman estructuras tan precisas como complejas, una propiedad que los expertos tratan de aprovechar para armar estructuras super novedosas y resistentes.

En un futuro cercano, esta innovadora tecnología le permitiría a los humanos vivir en cualquier planeta al resguardo de una vivienda confeccionada con hongos inactivos. De acuerdo con los investigadores, el material obtenido de los micelios es capaz de resistir aún más que el hormigón o la madera. Así, cuando una misión llega a su destino, los astronautas solo tienen que añadir agua a la estructura para que crezca y se convierta en una casa.

Los hongos se alimentarán de cianobacterias, los cuales metabolizan la energía solar para convertir el agua y el dióxido de carbono en oxígeno y nutrientes. Al mismo tiempo, las casas contarán con tres capas: la primera estará hecha de hielo para proteger a la estructura de la radiación; la segunda estará hecha de cianobacterias que se alimentarán del agua que se desprenda de la primera capa, generando oxígeno y nutrientes para la tercera capa, que estará hecha de micelios.

 

¿Es posible vivir en el espacio?

La gran aventura de ampliar nuestros viajes en el espacio exterior, llegar a otros planetas y vivir durante largo tiempo ahí afuera son, sin lugar a dudas, desafíos repletos de barreras a superar. En un principio, las principales limitaciones que nos vienen a la cabeza suelen ser las asociadas a los cohetes espaciales y su relativa baja velocidad con respecto a las grandes distancias que hay que recorrer. Sin embargo, existen otros muchos inconvenientes que no son tan evidentes a simple vista. Entre ellos: el hecho de que vivir en el espacio afecta de forma permanente o temporal al funcionamiento del ser humano.

Aunque hace ya casi 60 años desde que el primer humano, Yuri Gagarin, saliera al espacio y algunos astronautas hayan llegado a vivir entre 1 y 2 años en la Estación Espacial Internacional, lo cierto es que todavía no conocemos muchas cosas sobre qué es lo que pasa en el cuerpo humano viviendo allí arriba. Por un lado, es complicado examinar la gran variedad de procesos y elementos presentes en el cuerpo humano en una muestra tan reducida de personas como son los astronautas. Por otro lado, muchos cambios son sutiles. O bien no son observables a simple vista o no aparecen hasta que la estancia en el espacio sea considerablemente larga para apreciarlos.

admin

0 Reviews

Write a Review

Entradas